• Calle Salamanca 6, 3-5 Valencia
  • 963 95 11 66

Reducción Mamaria

La reducción mamaria consigue reducir y remodelar las mamas tanto para mejorar los problemas derivados del peso excesivo de ellas (irritación de pliegues, dolor de espalda, hombros y cuello), como para mejorar la estética de las mamas.

Cada caso es totalmente individualizado, dependiendo el plan quirúrgico y el resultado final de muchos factores previos como la forma, tamaño y volumen de los pechos, estructura del tórax, las posibles asimetrías y la separación entre las mamas. Por ello es fundamental una adecuada planificación previaen la consulta que requiere más de una exploración; en esas visitas previas se decidirá también el volumen de reducción mamaria tratando de equilibrar el deseo de la paciente y la armonía corporal.

TÉCNICA

Esta intervención se realiza bajo anestesia general. Realizamos una incisión alrededor de la areola y otra vertical hacia el pliegue mamario; éstas pueden acompañarse o no de otra incisión que transcurre en el pliegue inframamario dependiendo del volumen de la mama a reducir. A través de estas incisiones se extrae el exceso de piel, grasa y tejido mamario y se desplaza la areola y el pezón a su nueva posición. La duración de la intervención es de 2-3 horas. Se colocan unos tubos de drenaje que se retirarán en 24-48 horas y un vendaje sobre las mamas.

POSTOPERATORIO

El tiempo de hospitalización es de 24 horas. El postoperatorio no suele ser doloroso, teniendo la paciente unas ligeras molestias que se aliviarán con la medicación prescrita por su cirujano. La vuelta al trabajo será pasadas 2 ó 3 semanas dependiendo de la actividad que se desarrolle en éste, pero deben limitarse las actividades físicas importantes durante varias semanas.

Con el tiempo las cicatrices se irán disimulando y las mamas irán adquiriendo su aspecto definitivo pasados unos meses. Tras una reducción mamaria, éstas seguirán cambiando ante los estímulos hormonales, cambios de peso importantes o embarazos. La duración de los resultados varía en función de la gravedad, embarazos posteriores, envejecimiento y aumento o pérdida de peso. Aún teniendo en cuenta estas consideraciones, la reducción respecto al tamaño original es normalmente definitiva y el resultado muy satisfactorio.

Puede haber una disminución de la sensibilidad mamaria dependiendo de cada caso (según tamaño y sensibilidad previas, grado de descolgamiento mamario, técnica quirúrgica, etcétera).

Aunque se han descrito casos de lactancia, en general no se recomienda, ya que durante la cirugía es extirpada parte de la glándula y se seccionan los conductos que van al pezón, por lo que podrían formarse quistes. Asimismo, debe tenerse en consideración que con toda seguridad la estética mamaria obtenida con la cirugía se verá comprometida tras un periodo de lactancia.

Uso de cookies

Este sitio usa cookies propias y de terceros. Si continúa en el mismo, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra sección sobre las cookies.

ACEPTAR